domingo, 28 de agosto de 2011

7 Ideas sobre el éxito



Por el élder Sterling W. Sill

Nuestras escrituras nos sirven de diferentes maneras. Son importantes por motivo de la doctrina e inspiración que contienen, pero también nos sirven como una especie de “libro de instrucciones” para lograr el éxito. Es decir, nos ayudan a funcionar más eficazmente en nuestros varios llamamientos y responsabilidades. Las Escrituras no sólo nos dicen muchas cosas, sino también nos enseñan cómo efectuarlas con mayor eficacia.
El éxito en los asuntos de la Iglesia, igual que el éxito en otros asuntos, se compone de varias cosas, entre ellas, el conocimiento, la actitud, habilidades, hábitos y rasgos de carácter. Podemos desarrollar éstos con mayor rapidez y beneficio cuando se nos orienta debidamente sobre la manera de proceder.
Cuando verdaderamente fijamos nuestra atención en ideas significantes, éstas tienden a reanimarse en nuestras manos e influyen en lo que efectuamos con una fuerza que anteriormente no tenían. Este fenómeno de fuerza ocasiona la pregunta: “¿Qué es esa ley extraña de la mente que causa que una idea, por mucho tiempo descuidada y hollada como piedra inservible, repentinamente brille con nueva luz y se convierta en un diamante refulgente?”
La cuarta sección de Doctrina y Convenios es una de estas significativas “fórmulas de éxito” que posee una fuerza grande para producir resultados, si se entiende y se obedece debidamente. La sección cuatro se compone de siete párrafos o frases, con un total de ciento cincuenta y un palabras. Uno tarda aproximadamente cuarenta y cinco segundos en leerla. Pero contiene una fuerza inmensamente grande en proporción a su tamaño.
Tomemos cada una de estas siete importantes oraciones, una por una, y veamos qué podemos sacar de ellas para aumentar la eficacia de nuestra obra en el Iglesia.

Artículo publicado en la Liahona de mayo de 1958





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada